domingo, 17 de diciembre de 2017

Dark, la enrevesada serie alemana de Netflix sobre viajes en el tiempo


La semana pasada terminé de ver la serie alemana de Netflix "Dark". Por ahí se ha estado promocionando como la nueva "Strangers things". Nada más lejos de la realidad. Es una serie europea, de clara factura europea y si hay que buscar algún tipo de referente estético tendríamos que citar alguna serie del llamado  "nordic noir" , como "Jordskott" o títulos como la francesa "Les revenants" o la belga "Hotel Beu Sejour". Aunque por su contenido, es una verdadera rareza en el panorama audiovisual del continente, pues trata nada menos que de los viajes en el tiempo, en su versión más enrevesada posible.

Es una serie muy compleja que requeriría un segundo visionado completo para entenderla totalmente, tal es el número de personajes, las relaciones entre ellos, los hechos que se suceden,  los planos temporales que intervienen, etc. Porque Dark versa, como he dicho,  sobre todo y fundamentalmente sobre el tiempo, los viajes en el tiempo y sus interacciones y consecuencias y lo deja claro desde el primer momento,  aunque revista su trama inicialmente con ciertos tonos de thriller policíaco, al tratar de resolver unos cuantos casos de  extraños secuestros o desapariciones de  niños. 

Al terminar de verla me recordó la extrema complejidad de una película comentada en este mismo blog "Predestination", donde observamos como viajar atrás en el tiempo termina provocando acontecimientos en el presente en una especie de bucle o círculo donde el principio es el fin y el fin es el principio,  donde causas y consecuencias, pasado, presente y futuro no son consecutivos sino que   interactúan y se condicionan mutuamente, de forma que cualquier cambio que se pretenda introducir en ese circulo de causa-consecuencia, pasado-futuro, complica mucho más las cosas, aunque al final lo que tenía que ser será. 

En el fondo y al margen de consideraciones científicas o paracientíficas sobre los bucles y las paradojas de los viajes en el tiempo, en la serie hay unos cuantos mensajes, al final se impone  el mensaje del determinismo o la predeterminación más propia de doctrinas protestantes, luteranas o calvinistas  que del libre albedrío  católico. ¿Podemos cambiar nuestro futuro?. La serie parece decirnos que no, es claramente determinista, pues los que viajaron al pasado para modificarlo terminaron provocando lo que querían cambiar. El destino, el futuro está escrito, al igual que el pasado.


La ambientación tiene un toque fantasmal, muy de "Les revenants" con esos bosques oscuros, esa eterna lluvia, y  esa cueva, que es una especie de portal intertemporal,  al lado de una central nuclear, igualmente inquietante. La banda sonora combina pistas absolutamente desasosegantes con algunas canciones europeas, tipo disco,  de los años 80. Las interpretaciones son, en general, bastante correctas sin que haya ninguna que destaque especialmente. Al fin y al cabo se trata de una serie coral. 

He dicho que resulta difícil seguir la trama dada la cantidad de personajes existentes y de que vamos alternando en la narrativa,  los hechos de diferentes épocas, básicamente de tres, de los años 1953, 1986 y 2019, de forma que nos vemos obligados a seguir a los personajes en las diferentes épocas, interpretados por diferentes actores, unos más jóvenes, otros más maduros, otros más viejos, hasta tres versiones por cada personaje y son unos cuantos. A veces se nos da alguna pista en la serie  y vemos, en pantalla partida, simultáneamente, las fotografías de los personajes en sus diferentes épocas lo que ayuda algo a su seguimiento.

La serie no carece de algunas inconsistencias pero es tal la farragosidad de sus tramas intertemporales que se le puede disculpar algún despiste. Esperemos que en una  necesaria segunda temporada se nos dé respuesta a los muchos hilos e interrogantes que han quedado colgando en esta primera. La historia comienza en el pueblo de Winden, en el año 2019, cuando desaparece un niño, Mikkel Nielsen que se transporta a 1986. Mikkel no regresará a su tiempo porque no sabe volver y acabará suicidándose cuando sea mayor. ¿Pero puede haber un mismo personaje duplicado en el mismo plano temporal?, esto es un Mikkel niño que desaparece en 2019 y viaja a 1986 y al mismo tiempo un Mikkel adulto que se suicida en la misma época, 2019. Para mi no, salvo que echemos mano de los universos paralelos. Habría que echar mano pues de la física y/o mecánica cuántica y las líneas temporales alternativas para que todo esto tuviese algo de sentido aunque fuese solo a nivel teórico.

El  padre de Mikkel, Ulrich ya vivió la desaparición de su hermano menor, Mads,  33 años atrás,  en 1986. El pueblo y sus habitantes esconden muchos secretos. Ulrich, engaña a su mujer Katerina con Hannah. La jefe de policía Charlotte Doppler vive una vida marital sin sentido, pues está casada con un gay que tiene sus correrías nocturnas. Noah, el pastor es uno de los principales villanos de la serie y parece que pudiera ser el abuelo de Ulrich o el padre de Helge. Helge, que ya tenía peligrosas desviaciones, desde niño,  viaja a 1986, desde 2019 para que su yo del pasado deje de colaborar con el pastor Noah en los secuestros de los niños, pero muere en el intento, si bien su yo del pasado seguirá adelante para que en el futuro pueda volver al pasado para convencer a su yo anterior de detener dichos secuestros. Noah tiene en sus malvados propósitos (¿Es acaso el anticristo?, ¿Busca el apocalipsis?) algunos aliados, Claudia, Bartosz, Herge. Parece que lo que se postula aquí es que haga lo que haga el ser humano es un ser malvado y está condenado a la autodestrucción. Se me plantean muchas dudas, Noah, ¿puede ser el padre de Herge?, ¿puede ser el Bartosz del futuro que viaja luego  al pasado y que controla los hilos del tiempo?.

Ulrich llega a las puertas temporales siguiendo al Helge de 1986. Encima de la puerta hay un símbolo de origen indoeuropeo, la triqueta o triquel que alude a la vida, muerte y al renacimiento o reencarnación, aunque aquí su significado puede ser distinto, pues sirve de base a tres líneas temporales, 3, 33. Lo de los 33 años me recuerda  a la edad de Cristo, y puede que tenga  algún  sentido cabalístico. Parece que en la cueva,  si se toma el camino de la izquierda acabas en 1953, como acaba Ulrich y se toma el de la derecha terminas en 1986, como lo hace Jonas. La primera temporada de la serie acaba con Jonas Kahnwald, hijo de la amante de Ulrich, Hannah y de Mikkel y un personaje clave en la serie, en el año 2052, osea 33 años en el futuro,  en un mundo post-apocalíptico,  tras haber intentado corregir los efectos mariposa o desajustes de los hechos acaecidos en el tiempo. Hay muchísimos más aspectos por comentar de la serie. Es por ello que creo que debiera hacer una segunda entrada de "Dark" tras un segundo visionado  que sirva de guía o aclare esos aspectos al seguidor de la serie.

domingo, 10 de diciembre de 2017

La noche de los tiempos. Rene Barjavel

Una expedición internacional descubre en la Antartida, bajo 1.000 metros de hielo un extraño objeto. En el interior duerme una pareja: son los únicos supervivientes de un mundo desaparecido hace 900.000 años, en una guerra entre Gondawa y Enixorai. Sus nombres, Coban y Elea. En la novela se funden dos historias: la historia de ese mundo perdido y de un amor apasionado entre Elea y Paikan y el despliegue internacional por despertar a Coban y hacerse con los secretos, avances y armas de las antiguas civilizaciones.

Una obra muy bien escrita, una historia bien trenzada y narrada en las que se ponen de manifiesto las miserias de nuestro civilizado mundo y la sensibilidad, soledad y horror de un ser desplazado de su mundo. El final es irónicamente trágico. Queda un regusto amargo y su mensaje queda muy claro: milenios más tarde, parece que los humanos vuelven a repetir los errores, los mismos errores y sentimos una pena infinita por la suerte de los dos amantes, de Elea, en particular y por la tristeza de Simón, el único contemporáneo digno y "humano" o al menos de se considerado como tal.

La novela recupera, en cierto sentido,  el mito de la Atlantida, y se combina con  una trágica e intemporal  historia de amor. La obra escrita en 1968 puede pecar de poco científica en sus planteamiento, y rezuma cierta ingenuidad en su trama, pero es una "rara avis" digna de leerse, sino como obra de ciencia ficción,  -tal vez no haya envejecido demasiado bien en ese sentido-, si como fábula de la condición humana, de la humanidad y de su tozudo empeño en tropezar siempre en la misma piedra. Como en la antigüedad mítica que describe la novela, -con el expansionismo y la ambición desmedida de Enixorai frente a la sociedad utópica, cuasi perfecta,  donde no existía la pobreza, de Gondawa que condujo al inevitable enfrentamiento-; como hace unas décadas, en el tiempo en que se escribió la novela,  con la guerra fría; o como ahora. Barjavel apuesta por reivindicar algunos valores universales hoy no demasiado en boga  como la fraternidad humana y el amor. Y es que corremos el riesgo de seguir repitiendo la misma historia.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Un mundo fuera del tiempo. Larry Niven

La novela, un tanto curiosa o extraña,  nos cuenta la odisea de un hombre, Jotabe Corbell, un hombre criogenizado en el siglo XX (cuyo cuerpo estaba comido por el cáncer y que se congeló con la esperanza de encontrar en el futuro un remedio para su enfermedad), que despierta en el siglo XXII, en el cuerpo de otra persona, un criminal condenado por el Estado, ya que su viejo cuerpo ha quedado inutilizado en el proceso de criogenización.  Será entrenado por el Estado para pilotar una nave espacial al objeto de realizar una importante misión: viajar años luz de la tierra para sembrar de vida sistemas planetarios deshabitados. Corbell, en su misión, pasará junto a un agujero negro y de ese modo será lanzado 3 millones de años hacia el futuro. Regresará al sistema solar y descubrirá la Tierra desplazada de su órbita, junto a Júpiter y al Sol, convertido en una gigante roja. 

La novela es una búsqueda de la inmortalidad en un mundo de ruinas tecnológicas que aun funcionan, donde aparecen unos extraños animales, mitad gatos, mitad serpientes,  los colagatos, una solitaria semidiosa en otros tiempos hermosa como Mireylla, los dikta, una extraña colonia de niños inmortales que habían mantenido una gran guerra contra ciertas niñas, también casi inmortales, guerra en la cual un bando dominaba los cielos y el otro la Tierra, etc. La novela acaba con el descubrimiento de la fuente de la inmortalidad y con la unión de los dos viejos humanos de millones de años atrás: Corbell y Mireylla, dominadores de una nueva época. 

El libro funciona más o menos bien como una simple  novela de aventuras, no es mala novela, está construida adecuadamente, y es que a Niven no le falta imaginación y técnica para ello pero no es una novela redonda, pues la obra está plagada de inconsistencias. Demasiados temas no siempre bien encajados unos con otros y una trama que por momentos chirría.

viernes, 1 de diciembre de 2017

The Strain. Resúmenes de los capítulos de la primera temporada



1-1.-Noche cero

Cuando el control de tierra del aeropuerto JFK pierde todo contacto con un avión tras el aterrizaje, el equipo del CDC, encabezado por el Dr. Ephraim "Eph" Goodweather, es llamado a investigar. Goodweather y la Dra. Nora Martinez descubren que todos los pasajeros del avión están aparentemente muertos. También descubren extraños gusanos parásitos a bordo del avión y temen que una plaga como el Evola podría estallar. Cuatro personas se encuentran inesperadamente vivas, incluyendo el piloto, Doyle Redfern, aunque nadie sabe lo que pasó. En el JFK, Goodweather es abordado por Abraham Setrakian, un  prestamista judio del Harlem. Insiste en que los cadáveres de las víctimas deben ser destruidos y el armario minuciosamente  tallado, como un ataúd,  que fue sacado de la bodega del avión, no debe salir del aeropuerto. Mientras tanto, Gustavo Elizalde es contratado por el Sr. Eichhorst, un  misterioso hombre conectado con Eldritch Palmer, un empresario rico y poderoso. Gus recuperará el armario  del aeropuerto. Eph y Nora descubren que el armario desaparecido, sin saber que Jim Kent, su colega del CDC, ha permitido su salida. Un funcionario del aeropuerto es asesinado por una enorme criatura semihumana que usa un apéndice que le sale de la garganta para succionarle la sangre antes de romperle la cabeza.



2-2.-La caja

Gus entrega el armario a su destino, pero está asustado por los ruidos extraños que oye dentro de él. Los cuatro supervivientes del avión continúan exhibiendo síntomas, aunque los responsables del CDC los liberan a pesar de las protestas de Ephraim y la insistencia de que están sufriendo una infección viral y no un envenenamiento por  monóxido de carbono que es la explicación "oficial" pública para el desastre. El jefe del  CDC y de Ephraim, el Dr. Everett Barnes, le saca del caso, pero Eph continúa trabajando para explicar como  el virus está siendo diseminado por el gusano, concentrando su atención en la caja grande perdida que él cree que fue  la fuente del contagio. Eichhorst visita a su viejo enemigo, Abraham Setrakian, que fue encarcelado después de ser arrestado en el aeropuerto. Setrakian promete detener el plan del Amo para crear un ejército de vampiros, aunque su débil corazón  obstaculiza sus esfuerzos. El abogado y sobreviviente de la aeronave, Joan Luss, presenta una demanda contra la aerolínea mientras otro superviviente, la estrella del rock Gabriel Bolívar, muerde el cuello de una niña, ansiando su sangre. El capitán Redfern, que ha sido hospitalizado, se deteriora rápidamente a medida que su cuerpo comienza a transformarse. Eph se sorprende y confunde cuando Arnot lo llama diciendo que su hija, Emma, ​​una de las víctimas, ha regresado a casa a salvo. Eichhorst concede a Palmer el deseo de conocer al Amo. Eph descubre que falta el Dr. Bennett, el examinador médico que hizo la autopsia a las víctimas, junto con los cuerpos de las víctimas. En la casa de Arnot, Emma ataca a su padre con un apéndice de la garganta.



3-3.-Sin atributos

La verdadera apariencia de Eichhorst se revela cuando le vemos ponerse prótesis de nariz, oreja y garganta, así como disfrazar sus ojos y dientes, preparándose para parecer más humano. Los cuatro sobrevivientes continúan empeorando. El capitán Redfern está en cuarentena, pero Eph y Nora son incapaces de tratarlo y su condición se deteriora. Jim Kent se reúne con Eichhorst, negándose a aceptar más sobornos. Eichhorst afirma que la esposa de Jim,  enferma terminal, será admitida en un ensayo experimental de tratamiento del cáncer a cambio de su continua cooperación. Justo después de que Setrakian sea liberado de la cárcel, Nora lo busca para obtener información. Insiste en que los cuerpos de las víctimas deben ser destruidos. En otra parte, Bolívar permanece escondido en su ático, mostrando un comportamiento cada vez más errático y extrañas transformaciones físicas, incluyendo la atrofia de sus genitales. Redfern escapa de cuarentena y huye al sótano del hospital y se alimenta de sangre almacenada. Cuando Eph, Nora y Jim se acercan, Redfern les ataca. Después de una lucha feroz, Goodweather lo golpea con un extintor de incendios hasta causarle  la muerte.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Finaliza "The Strain" con el sacrificio de algunos protagonistas que salvan al mundo de "la plaga"



Hace tres meses que terminó la cuarta y última temporada de "The Strain" que en castellano podría traducirse libremente como "la plaga". Con el último capítulo de la cuarta temporada finaliza una entretenida serie que ha mezclado, en general, con bastante acierto,  drama, horror y  ciencia ficción. La serie termina con algunos sacrificios esperados, el del medio humano Quinlan, cuyo destino estaba indisolublemente unido al de su padre, el Amo,  y otros inesperados como el de Eph que ocupó, sorpresivamente y a última hora, el lugar de Vasily Fet en su  suicida ataque contra el Amo y  el de su hijo Zach que en el último momento,  se redimió ante todos nosotros apretando el botón de la bomba nuclear que, a la sazón, acabará con el Amo y la plaga, en un  gesto postrero de amor filial y universal.

Basada en las novelas de la Trilogía de la Oscuridad de Guillermo del Toro y Chuck Hogan,  "The Strain" renueva el mito del vampirismo con un estilo procedimental muy realista, muy común en otras series policiacas o forenses, que va evolucionando a lo largo de los capítulos, sin perder su identidad de drama de horror realista pero adquiriendo otro tipo de carácter visual más oscuro y axfisiante a medida que va avanzando y extendiéndose la epidemia vampírica. Poco tiene que ver el tono amarillento de los fotogramas tan adecuado para ambientar el invierno nuclear de la última temporada frente la preponderancia  de  escenas nocturnas de las dos anteriores. Concebida inicialmente para cinco temporadas, la cadena FX al término de la tercera anunció que "The Strain" solo contaría con una temporada más. De alguna forma el primer libro de la trilogía, "La plaga" se correspondería con la primera temporada, el segundo libro "Nocturna" o "La Caída" se correspondería con la segunda y tercera temporada y "La noche eterna" iba a desarrollarse en una cuarta y quinta temporada pero al final se ha tenido que trasladar a una sola temporada. 

Muchos de los actores principales de la serie no fueron inicialmente la primera opción barajada por sus principales creadores entre los que figuran Del Toro y Hogan junto al productor ejecutivo Carlton Cuse, aunque a tenor de los resultados su elección ha resultado ser finalmente  todo un acierto. Así, antes del insuperable David Bradley, Sertrakian iba a ser interpretado por John Hurt pero abandonó tras el piloto por lo que sus escenas tuvieron que volver a ser rodadas. Otros actores fueron barajados para los personajes de Vasili Fet o de Kelly Goodweather (Natalie Brown) y el personaje de Zach ha sido interpretado por dos actores diferentes, con diferentes edades, el último lo ha hecho durante las tres últimas temporadas, Max Charles,  que borda su papel de villano como el repelente niñato que se pasa a las huestes del Amo  y que la mayoría de  los fans  de la serie seguramente odiarán. Además del carismático profesor judio Abraham Sertrakian, hay otros personajes inolvidables en la serie como el cazador de ratas de origen ucraniano, Vasily Fet, que se convertirá junto a Dutch Velders con la que mantuvo una relación sentimental en uno de los pocos protagonistas supervivientes de la serie. 

Corey Stoll interpreta con bastante convicción la personalidad un tanto inestable y dada a la bebida del doctor Goodweather, en el inicio jefe del equipo del CDC (Centro de Control de Enfermedades). Menor presencia tuvo la doctora Nora Martínez, interpretada por Mia Maestro, mano derecha y "algo más" de Eph. Del resto de personajes e interpretes no podemos olvidar la  intimidante presencia de Thomas Eichorst (Richard Sammel), lugarteniente del Amo, en otro tiempo comandante nazi  del campo de exterminio de Treblinka, cuyo personaje le va a su físico como anillo al dedo, ni la sinuosa personalidad del multimillonario Eldritch Palmer (Jonathen Hyde) que se convertirá en el último contenedor físico del Amo. Antes el Amo había ocupado otros cuerpos, como el de la estrella de rock, Gabriel Bolivar. No podemos olvidar tampoco  a Dutch Velders (Ruta Gedmintas), una hacker de internet, contratada por Palmer que se vuelve contra la empresa cuando se da cuenta de lo que ha hecho, Gus Elizalde (Miguel Gómez), un pandillero hispano que acaba de salir del correcional, el medio vampiro Quinlan, que será un poderoso aliado de los humanos y otros personajes menos importantes, Justin Faraldo, El angel de plata, Sanjay Desai, Coco Marchand, Nikki Taylor, Reggio Fitzwilliam, Abby, Charlotte, etc.

En definitiva, ha finalizado una interesante serie de horror y ciencia ficción con notas de  "survival horror"  y del género apocalíptico de la que nos acordaremos por los malos ratos que nos ha hecho pasar, -estos nuevos vampiros eran un tanto "asquerosillos"- tampoco se me olvidará fácilmente la inquietante presencia de los "niños araña", por lo agobiante de la trama y por los bien dibujados personajes, antes mencionados,  que se han convertido en una presencia familiar a lo largo de estos últimos cuatro años.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

"Extinct" una serie con un buen punto de partida pero lastrada por un desarrollo tedioso



Curiosa serie de ciencia ficción, escrita por el escritor Orson Scott Card. Y digo curiosa porque esta serie esta producida por la BYUtv, fundada en 2001 y dirigida por la Universidad Brigham Young (BYU), localizada en Provo, Utah, que es una universidad privada cuya titularidad pertenece a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Dicho de otro modo tanto el autor como la cadena son mormones. Los dos primeros episodios se estrenaron en abierto el pasado 1 de octubre, los siguientes hasta el 8, estuvieron disponibles, desde ese mismo día  en streaming en la citada cadena y los dos últimos se estrenaron conjuntamente hace una semana y media de nuevo en la BUytv. No está confirmada una segunda temporada aunque el final es totalmente abierto.


La serie tiene lugar después de 400 años de la desaparición de la raza humana exterminada por los extraterrestres. Varios humanos, inicialmente Ezra, Abram y  Feena son revividos por una civilización alienígena con el propósito de reconstruir la especie humana:  Hay una especie de nanobots llamados sparks que son los que permiten reconstruir el ADN humano, unos artilugios robóticos voladores o drones que se comunican con los humanos y que atesoran  toda la información genética (ADN, recuerdos, etc). Los renacidos se deberán enfrentar a una gran amenaza: los Jinetes de las Pieles que son humanos,  como los Renacidos pero sometidos a unos crueles parásitos, con mentalidad colmena, que son los que parasitaron también a la especie extraterrestre que destruyó a la humanidad y que buscan la supremacía y el sojuzgamiento total de nuestra especie, utilizando nuestros cuerpos, pero anulando por completo nuestra mente y voluntad.

"Extinct" se centra en un grupo de personas interrelacionados entre ellas, unos como Renacidos libres, otros como esclavos  de los jinetes de las pieles. Todos deberán enfrentarse a su pasado y a personas, hoy anulados o esclavizados por los Jinetes, con las que tuvieron entonces algún tipo de relación: Feena, Ezra, Lynn, a Duncan (pareja de la primera), Silas (hermano del segundo) o a Jax, amigo de Ezra y al que Lynn salvó en la guerra contra los extraterrestres hace más de 400 años. Ezra y Lynn deberán hacer frente, además, al reencuentro con una hija a la que perdieron de vista, cuando ella tenía 6 años y que hoy es una aguerrida adolescente. 


Hay continuos flahsbacks  en los que conocemos detalles de las historias personales de los protagonistas. Conoceremos también como este es al menos el segundo intento de resucitar a las mismas personas, tras el malogrado intento del Asentamiento, donde estaba ubicado el Obelisco,  y que terminó con la desaparición de más de un centenar de personas, a causa de un extraño virus, un virus que  creó Abram con la ayuda de los drones, los sparks y el Obelisco con el fin de acabar con los Jinetes. La temporada termina con la destrucción, al menos aparentemente, del Ancestro, personificada en una acumulación cristalina  bajo un lago, y es que los parásitos se convierten, tras su muerte física,   en una especie de cristales donde se almacena su memoria de especie.

La serie acumula un buen número de ideas y conceptos interesantes, no necesariamente originales,  la existencia de parásitos mentales la hemos visto en un montón de novelas de ciencia ficción, me acuerdo, por ejemplo de Los Asutra de Jack Vance, y   podía dar mucho más de sí pero la pobreza en general  de medios tanto técnicos como humanos, con un reducido plantel de actores, así como el esquemático desarrollo argumental que cae pronto en lo rutinario y tedioso exige de  un esfuerzo suplementario para  llegar hasta el final de la temporada, sin que al llegar a este veamos nuestro esfuerzo recompensado.