sábado, 10 de noviembre de 2018

"Las escalofriantes aventuras de Sabrina", una estimulante propuesta de Netflix llamada a ser la nueva "Buffy, cazavampiros""


Acabo de ver en una media maratón el remake de la serie "Sabrina, la bruja adolescente" (Latinoamérica) o "Sabrina, cosas de brujas", sitcom estrenada a  finales de los años  noventa que prolongó su emisión hasta el año 2003 durante 7 temporadas. He de reconocer que tenía cierta prevención a la hora de ver esta serie. Me temía que fuese una insufrible comedia de adolescentes. Sin embargo tras su rápido visionado, me he encontrado con un producto absolutamente diferente al esperado y si me preguntan si me ha gustado, vaya que si me ha gustado. Nos encontramos ante una serie protagonizada por una adolescente, en efecto, con su noviete de marras y sus singulares amigas, una chica de color que sabe que se quedará ciega y otra chica a la que los chulitos de la clase la llaman marimacho, por su andrógina apariencia. Todo comienza cuando Sabrina está a punto de cumplir su 16º cumpleaños, fecha en la que deberá abandonar su circulo de amigos mortales y consagrarse a Satán formando parte activa de la Iglesia de la Noche. 

La serie se centra en el personaje del cómic del mismo nombre   Sabrina, interpretada a la perfección por Kiernan Shipka, que debe elegir entre su doble naturaleza de bruja y mortal mientras lucha contra las fuerzas oscuras  que la amenazan a ella  y a su entorno. También está protagonizada por Ross Lynch, como Harvey Kinkle su novio que desconocen las fuerzas oscuras que acechan sobre la pareja, Lucy Davis como Hilda Spellman bondadosa, ingenua y con un gran instinto maternal, Chance Perdomo como el brujo gay Ambrose Spellman, Michelle Gomez como la Señora Satanás, Jaz Sinclair como Roz Walker, amiga de Sabrina e hija de un reverendo negro, Tati Gabrielle como Prudence una de las tres Hermanas Fatídicas, Richard Coyle como el sumo sacerdote de la Iglesia de la Noche Padre Blackwood y Miranda Otto como Zelda Spellman, la otra tía de Sabrina, más dura que Hilda, entre otros. 

Inicialmente la serie se desarrolló para la cadena CW, para ser un complemento de la serie de la cadena "Riverdale" pero en 2017 el proyecto se trasladó a Netflix que encargó casi directamente dos temporadas consecutivas. La serie ha obtenido en general buenas criticas siendo calificada de "hechizantemente bella, siniestra, oscura y perversamente macabra". 

La serie es entretenida,  absorbente, coherente en su propuesta estética y narrativa, con toques que recuerdan al  Tim Burton más oscuro o gótico o a la Familia Adams en su vertiente de familia disfuncional pero que crea un mundo propio absolutamente auténtico y original, que bordea con habilidad  los tópicos y lugares comunes en los que fácilmente podía caer, sin hacerlo.

Al igual que "Stranger Things" la serie es deudora de infinidad de influencias visuales (televisivas y cinematográficas) de los años 80, tales como la serie "Buffy", por su adecuada mezcla de fantasía y terror con toques de comedia, los libros y películas de "Harry Potter", la Academia de Artes Ocultas y los múltiples hechizos e invocaciones nos puede recordar a Hodgart, escenas de  "El exorcista", "Posesión Infernal",  "Pesadilla en Elm Street", "Suspiria",  podemos encontrarlas en algunos capítulos de "Sabrina", como la posesión del tio Jesse, la persecución por el bosque de Sabrina, las referencias visuales y argumentales de carácter onírico abundantes en esta serie, los colores y decoración de la Academia de Artes Ocultas, sin olvidarnos por supuesto de otras referencias como la de "Jovenes y brujas" o "Riverdale" con quien comparte el mismo universo de ficción.  

La serie es "políticamente muy correcta",   asumiendo un discurso progresista, feminista, de empoderamiento de la mujer muy claro, además de  una presencia LGTBI,  en esta ocasión a través de Ambrose, presencia  cada vez más frecuente en todo tipo de series. "The man in the high castle" también incorporó en su tercera temporada el componente LGTB por partida doble. No quedan fuera tampoco otros temas como el bullying o el fanatismo religioso, sea del tipo que sea. En definitiva serie recomendable que no es lo que parece.


La 4ª temporada de "Outlander" comienza floja en su primer episodio pero remonta enseguida volviendo al nivel habitual esperado


La semana pasada se estrenó la 4ª temporada de "Outlander" y quizás sea porque exigimos de esta serie que continúe siempre al máximo nivel, tanto en tensión como en ambientación, argumento, interpretación  y otra serie de características que cualquier bajón nos hace encender la señales de alarma a los numerosos fans de esta gran serie, a caballo entre la ficción histórica, la fantasía y el género romántico. Para empezar, el primer capítulo es un episodio en el que no pasa nada especialmente importante. 

Nuestra pareja protagonista está felizmente reunida, después de tantas separaciones y desventuras, sin grandes sobresaltos durante la mayor parte del tiempo y ha decidido probar suerte en el Nuevo Mundo.  La ejecución, por ahorcamiento,  de un amigo escocés y  la salvación, un tanto forzada por parte de nuestros protagonistas, de un malévolo personaje que parece se convertirá en el nuevo villano de la serie, junto a la duda de como hacerse con tierras en las todavía colonias británicas, dada la inminente sublevación independentista que tendrá lugar unos pocos años más tarde, constituyen el contenido de esta primera entrega que deja  sabor a poco.

Pero lo que más me molestó es que cuando  Claire y Jamie junto a los suyos navegan el Mississippi y son objeto de un brutal asalto por parte del nuevo villano Stephen Bonnet, una escena que debería haber tenido la máxima tensión y un alto grado de dramatismo, se lo quitan por completo  hasta el punto de echarte de la historia con un desafortunado acompañamiento musical, al parecer una canción de Ray Charles en una escena casi muda, sin gritos ni  palabras. Un despropósito impropio de una excelente dirección como ha sido marca de la casa prácticamente desde su inicio. 

Solo confío en que los realizadores de esta  serie recuperen su buen hacer y sepan manejar en los próximos episodios la nueva situación en  que van a quedar sus protagonistas como ellos solo saben, haciéndonos sentir junto con los personajes y los actores que tan magnificamente los interpretan. Sé, por los libros, que momentos dramáticos no van a faltar y que uno de los grandes momentos imagino que será el encuentro de Jamie y su hija Brianna aunque hay muchos más igualmente dramáticos que por supuesto no voy a desvelar. La trama histórico-política y el nuevo escenario americano pueden dar también mucho juego.

Act. 11-11-2018: Tras el asalto a la barcaza en el rio, Claire y Jamie son acogidos por la tía de Jamie,  Jocasta, dueña de la plantación de River Run, que cederá su propiedad a su sobrino. Las ideas de Claire, del siglo XX, sobre la esclavitud provocarán a una grave situación que a punto estará de costarles a todos la vida. Con este capítulo, Outlander recupera su tono y calidad habituales, con la tensión y el dramatismo que la caracterizan.

viernes, 12 de octubre de 2018

"The man in the high castle" mejora en su tercera temporada y se encamina hacia una interesante trama de universos paralelos



Tras el pequeño bache argumental de la 2ª temporada, la tercera temporada de esta  serie,  una gran serie para minorías, bastante desconocida, -todo hay que decirlo-, para la mayoría del público, comienza a explotar las enormes posibilidades de su trama, superando incluso el original literario en el que se basa: "El hombre en el castillo" de Philip K. Dick. La serie, sin abandonar su vertiente ucrónica, profundiza en su vertiente de ciencia ficción especulativa. En esta temporada Juliana Crain se enfrentará a una peligrosa misión: evitar que los nazis controlen la entrada a un portal que permitiría acceder a  las diferentes realidades alternativas, con lo que su poder sería absoluto en el multiverso. Otra vuelta de tuerca en la trama de esta interesante serie y cuyo mundo persistente, reflejado con asombroso detalle y que la hace tan terroríficamente creíble  nos encanta a los que fuimos apasionados seguidores de "Fringe" y de su juego de mundos paralelos.

A diferencia de la segunda temporada en esta no hay tiempos muertos. En esta entrega, Juliana se encuentra con su hermana Trudy, bueno la Trudy de otro mundo alternativo, mundo en el que ella, Juliana murió, y  además mueren dos personajes que creíamos fundamentales y que habían aparecido desde la primera temporada. El gran cliffthanger del final de la temporada nos hace especular con que pasará en la cuarta entrega de la serie, una temporada  ya confirmada cuyo rodaje ha comenzado hace unas pocas semanas. ¿Aparecerá Juliana en otra realidad alternativa a la de la victoria nazi?. ¿En cual?. ¿En la nuestra?. Porque no puede ser en la que ya murió. ¿Será el gran Reichmarshall, el antiguo obbengrupperfuhrer de las SS, John Smith, y mano derecha del Führer clave para acabar con el actual estado de cosas o seguirá escalando posiciones dentro del sistema?. No lo sabemos. Lo que si sabemos es que esta entrega se ha atrevido con muchas cosas, desarrollando mucho mejor la psicología de algunos personajes. Esta serie es junto al "Cuento de la Criada" (The handmaid tale) la que con más detalle y realismo  refleja una  sociedad alternativa a la nuestra, en este caso al tratarse de una variable histórica de nuestro pasado, "El hombre en el Castillo" sería una ucronía,  frente al "Cuento de la Criada"  que podría considerarse, en cambio,  una distopía.


viernes, 5 de octubre de 2018

"A discovery of witches", una cuidada, bella y adictiva historia de amor entre una bruja y un vampiro


A mediados de septiembre la cadena Sky estrenó la serie de ocho episodios, "A discovery of witches", basada en la saga literaria "All souls" (Todas las almas), de la escritora Deborah Harkness y que dió comienzo, precisamente con el primer tomo que da título a la serie, "El descubrimiento de las brujas" (2011). La serie sigue las andanzas de una historiadora y bruja, Diana Bishop (Teresa Palmer), que casualmente descubre, como profesora de alquimia en la Universidad de Oxford, un manuscrito mágico perdido sobre el que parece pender el destino de diferentes criaturas sobrenaturales: brujas, vampiros, demonios, etc y que, a la postre, servirá para  revelar su verdadera estirpe de bruja. 

Este manuscrito será objeto del deseo tanto de las brujas que creen que con él podrán dominar a los vampiros, con quien mantienen una lucha  secular, pero también  de los vampiros, como  Mathew Clairmont (Mathew Goode) que aspirará  a recuperarlo, si bien tras ese impulso inicial de lograr el arcano volumen nacerá y se desarrollará con fuerza un romance prohibido  con Diana, además de un intenso deseo por protegerla.  El amor entre  estos dos personajes, en apariencia tan diferentes,  seguirá adelante pasando por encima de todos los peligros y trabas  que se les impongan y  será, en definitiva,  el principal motor de la trama.

Y es que  la serie es sobre todo una hermosa  historia de amor entre una bruja, que no sabe inicialmente que lo es, y de un solitario vampiro que ha vivido mil y una vicisitudes durante más de 1.000 años. Su amor va en contra de todas las convenciones y reglas y pronto su romance atraerá las iras de las diferentes criaturas agrupadas bajo el nombre de la Congregación: brujas, vampiros, demonios, etc. La serie pone de manifiesto también   la importancia de los vínculos familiares:  ahí están tanto el imprescindible apoyo  de las tías de Diana, principal soporte de la muchacha,  tras la prematura muerte de sus padres,  como en el caso de Mathew, su noble y sosfisticada familia vampírica, con su augusta y centenaria madre a la cabeza.

A diferencia de algunas otras  películas o series fantásticas de adolescentes, que han  tratado temas similares como las vampíricas "Crepúsculo", "The Vampire Diaries" y su spin off "The originals",  esta serie está  orientada a un público  adulto y protagonizada por adultos,  rodada en bellísimas localizaciones de Inglaterra, Gales e Italia, entre otros países. Su fotografía es todo un deleite para la vista. Acertada elección del elenco, con excelentes interpretaciones del dúo protagonista. Su aparentemente contradictorias personalidades se convierten paradójicamente en uno de sus principales atractivos:  una mujer en apariencia frágil  pero fuerte, resolutiva e inteligente como nuestra bella y magnética bruja Diana frente a un hombre más bien reservado y frío, pero tenaz e implacable, como lo puede ser solo un vampiro. 

La serie se suma a una avalancha de títulos estrenados o a punto de estrenarse que tienen en la brujería o en  el fantástico su leif motiv: podemos citar, entre otras, sin ir más lejos la última y oscura versión de "Sabrina", la reciente continuación de "The originals", "Legacies", el malogrado remake "Charmed", la segunda temporada de "Midnight Texas" o la futura producción británica, de la BBC,  "La materia oscura", de cuyo universo vimos una muestra en la película "La brújula dorada". En "El descubrimiento de las brujas" veremos muchos tipos de influencias aunque envueltas en un impecable envoltorio, desde  reflejos del mundo de "Harry Potter" y otras series que nacieron bajo su influjo a ambientes decadentes como el de las novelas vampíricas de Ann Rice y su "Entrevista con el vampiro". En resumen "A discovery of witches" es uno de los mejores estrenos de la midseason 2018 junto a las terceras temporadas de "El hombre en el castillo" y "Daredevil", cada una, por supuesto, en su estilo. No se las pierdan.

Act. 2-11-2018: Buena noticia para los seguidores de esta serie: Sky One la ha renovado para una segunda y tercera temporada.

sábado, 29 de septiembre de 2018

Buenas impresiones del comienzo de la 2ª temporada de "Estoy vivo"

Si bien las audiencias no le acompañaron, no llegó ni a un 12% del share, y fracasó ante el show de telerrealidad de Gran Hermano, lo que da muestra del nivel medio mental de los espectadores de este país, la serie que fue revelación la pasada temporada dió muestras de seguir conservando las virtudes que nos enamoraron en su primera entrega. En esta segunda temporada asistimos primero a una sorprendente aparición, la de la esposa de Manuel Marquez, que Marquez, como es lógico, no reconoce, pues en realidad él es el fallecido Andrés Vargas. Esta súbita aparición mina la confianza de sus más allegados, su esposa Laura, sus hijas, Susana y Bea, sus amigos pero lo peor de todo es que un imprevisto y corto viaje a la zona de Tránsito, en realidad se traduce en un año y medio de desaparición en nuestro mundo. A su regreso, comprobará que todo ha cambiado, y que  nadie quiere saber nada de él, pues desapareció sin dar ninguna explicación. Su esposa Laura se ha casado con su jefe Oscar Santos, su hija Susana vive con el inspector David Aranda, y su amigo Sebas también le hace el vacío. Susana buscó a Yago, incluso fue hasta Moaña (Galicia), en su búsqueda, sin resultado. 

El elemento sobrenatural tarda en aparecer, quizás no tiene tanta fuerza como el del Carnicero que vimos en la primera entrega, pero llega a través del fantasma de una niña que les conducirá, al primer caso que deberán resolver, el secuestro de los niños de una guardería por un exmilitar que estuvo en Afganistán. Lo más interesante del capítulo está en ese choque continuo de Manuel con sus amigos (y enemigos) cercanos, y especialmente con su hija Susana que no quiere saber nada de él, se ha convertido en un personaje repudiado, y en el descubrimiento, por parte de su amigo Sebas, de quien es él, en realidad, descubrimiento  que se realiza de forma indirecta a través de los recuerdos personales infantiles que ambos personajes compartieron y que sólo el verdadero Andrés Vargas podía conocer. 

Es pronto para saber por que caminos discurrirá esta segunda entrega pero el primer capítulo tiene buenas mimbres y apunta  buenas maneras, tanto como para que nos dé muy buenos momentos y nos haga disfrutar como lo hicimos de la primera temporada de este sabroso y extraño cóctel de drama y comedia, thriller y ciencia ficción sobrenatural. Como anécdota cabe señalar que ya se ha firmado la adaptación de "Estoy vivo" al mercado norteamericano. Su adaptación o remake se llamará Far Rockaway y en ella están involucrados gente como David Wilcox ("666 Park Avenue", "Fringe", "Legends"), que también ejercerá de productor ejecutivo junto a Alex Kurtzman ("Star Trek: Discovery", "Fringe") y Heather Kadin ("Instinct").

viernes, 28 de septiembre de 2018

"Manifest", melodramática serie a caballo entre "Lost" y "Los 4.400"


Con un muy buen arranque, más de 10 millones de espectadores siguieron su piloto, se estrenó esta semana en la NBC la nueva serie que nos retrotrae a otros tiempos: los tiempos de series como "Perdidos" o "Los 4.400", series que como en el caso de "Perdidos" y alguna otra ("Fringe" también empezaba con las vicisitudes de un vuelo) tenían en un vuelo aéreo su punto de arranque o de pronto aparecían, tras mucho tiempo, personas que se habían dado por muertas o desaparecidas como en el caso de "Los 4400". 

En esta ocasión será el vuelo Montego Air 828 con 191 pasajeros a bordo que hacía el trayecto Jamaica-Nueva York el que marcará el destino de los  protagonistas. La serie parte con una familia, la familia Stone, dividida en el aeropuerto a causa de un overbooking que se produce en su vuelo. Los que toman el vuelo 828: entre ellos, el padre, Ben, su hermana, Michaela y el hijo enfermo de leucemia de aquel, Cal, sufren unas inesperadas turbulencias en el viaje, pero todo parece volver a la normalidad enseguida. Sin embargo cuando son obligados a tomar tierra en un aeropuerto próximo a Nueva York descubren, con sorpresa y horror, que aunque para ellos solo han pasado unas pocas horas, en realidad, en el mundo, han transcurrido cinco años y medio y que durante ese tiempo, sus seres queridos, que les creían muertos han proseguido con sus vidas. Me acordé, por asociación de ideas, del avión que desapareció hace unos años entre Kuala Lampur y Pekín sin dejar el más mínimo rastro. Imaginense que, de repente, apareciese como si tal cosa, después de años sin saber nada de ellos

Michaela, la hermana del protagonista, policía de Nueva York comprueba, a su regreso,  como su novio, Jared Vasquez,  ha rehecho su vida casándose con otra persona. Grace Stone, esposa de Ben, parece también haber reconstruido su vida aunque todavía no le ha dicho nada a su marido. Olive, la hermana gemela de Cal, el niño enfermo de leucemia, tiene ahora cinco años más que su hermano  aunque  se sigue sintiendo muy unida a él. La serie empieza de manera un tanto convencional (como de algo que probablemente hemos visto, en muchas otras ocasiones, en televisión) pero hay que reconocer que el piloto es efectivo en su deriva melodramática introduciéndonos en unos conflictos sentimentales que están aun en su fase inicial. Y si con el misterio del avión no fuese suficiente tendremos a varios  protagonistas dotados con un don especial, el de la precognición (a través de voces que oyen en sus cabezas), adelantándose a acontecimientos que están por suceder. La serie está escrita por Jeff Rake (The Tomorrow People) y producida  por Robert Zemeckis. Encabezan el reparto Melissa Roxburgh como Michaela, Josh Dallas como Ben (Erase una vez), Athena Karkanis, como Grace (The Lottery), J.R. Ramirez, Luna Blaise, Jack Messina y Parveen Kaur.

Además de a "Perdidos", por su mezcla de drama y ciencia ficción,  que es a quien más se parece, la serie nos puede recordar también por el argumento, como he dicho,  a "Los 4.400" o incluso, por el conflicto que genera en sus familiares al haber casi regresado de la muerte, (pues para sus familiares es como si estuviesen muertos) a "The revenant" o "The returned". Un hecho insólito e inexplicable desencadena la trama  generando en el espectador una avalancha de preguntas sin respuesta. Eso pasaba en algunas de las series aludidas o en otras como "The event", "Flasforward", "The Leflovers" o incluso "The crossing". Aunque ha empezado con un gran seguimiento de audiencia, habrá que ver si los misterios serializados de este estreno, como los de algunas de las series mencionadas, siguen tirando de la audiencia en los siguientes capítulos.